¿Qué causa la eyaculación precoz?

La eyaculación precoz, es una disfunción que afecta la sexualidad de los hombres, quienes con este problema eyaculan de manera prematura durante un encuentro sexual, debe ser tratado por un especialista si ocurre antes o acto seguido a la penetración y si la conducta es repetitiva.

Este problema puede aparecer en cualquier etapa del hombre, aun cuando haya experimentado anteriores relaciones sexuales sanas, además influye en la relación de pareja ya que es normal que una vez que el hombre tenga su orgasmo, el pene pierda su erección y esto dificultará que pueda tener otra penetración para intentar satisfacer sexualmente a su acompañante.

Esta situación comienza a generar problemas de autoestima en el hombre, porque se siente incompetente por la pérdida del control para llegar al clímax. Es un problema difícil de aceptar para el afectado, pero no imposible de resolver si buscas las razones que la causan. Tienes información médica avanzada en este enlace, por si te interesa ampliar conocimientos sobre este problema.

Se dice que una eyaculación es normal cuando el hombre puede dominar el  clímax en aproximadamente 5 a 15 minutos después de la penetración, si esto te ocurre inmediatamente e incluso durante los dos primeros minutos, sufres de esta disfunción.

Entre las principales causas está la falta de educación sexual, la maduración de la sexualidad se presenta durante la adolescencia, cuando los jóvenes buscan la manera de satisfacerse y al inicio es normal que no controlen las precipitaciones, la falta de dominio por alcanzar el clímax puede ser arrastrada por años y en cualquier momento reaparecer.  

También es común con problemas de autoestima, no valorarse a sí mismo causa inseguridad y a su vez falta de control en su eyaculación, ya que es el cerebro el encargado de esta acción y el temor de no satisfacer a su pareja podría afectar su dominio en el clímax.

Otra causa muy común son los episodios de ansiedad o estrés, si te encuentras atravesando por presiones económicas, cansancio o problemas laborales, también puede verse afectado el dominio sobre la eyaculación.

La eyaculación precoz también puede presentarse ocasionalmente, por ejemplo cuando tenga tiempo sin tener relaciones sexuales, es uno de los factores que pueden inducir, en ese caso, si no se repite no es necesario darle importancia.

Otro factor a evaluar como una causa, es el genético ya que esta disfunción sexual puede ser heredada y no deriva de un problema psicológico o patología.

La mala circulación, es un problema de salud que también debe evaluar el médico, el pene necesita un flujo normal de sangre para su erección de no ser así corre el riesgo de que sus eyaculaciones se anticipen.

No estaría de más que te suscribieses a una revista especializada en este tipo de problemas: La mejor revista de salud que puedes encontrar se llama SdeSalud.es

Ahora bien, existen dos tipos eyaculación precoz; la primaria y secundaria ambas deben ser diagnosticadas por especialistas para indicar tratamiento en cada caso.

La eyaculación primaria se presenta desde la adolescencia, es decir, que desde la juventud el hombre viene arrastrando con esta disfunción ya que se apresura en sentir la satisfacción sexual.

En este caso, puede ayudar la terapia sexual conductual, dirigidas por un psicoterapeuta, quien indica ejercicios de autocontrol de sus emociones en cuanto a las eyaculaciones y los ejercicios de Kegel utilizados en la incontinencia urinaria que ayudan en el control de los músculos pubocoxígeos que le permitirán al hombre aumentar su resistencia después de la penetración.

En casos, el problema puede ser tan persistente que no logren resultados con las terapias y el profesional podría indicar fármacos para resolver la disfunción sexual.

La eyaculación precoz secundaria puede presentarse inesperadamente, es tratada con terapias psicológicas, el profesional debe determinar las causas del cambio que pueden ser emocionales y se presenta si atraviesa problemas de estrés, cansancio o ansiedad.

Esta disfunción inesperada se puede dar por cambios hormonales o enfermedades derivadas de la edad y el especialista puede indicar un fármaco, cremas o sprays que ayudan con la sensibilización, o los ejercicios de dominación en la eyaculación podrían ayudar.